sábado, 23 de febrero de 2013

SINDROME DE ASPERGER. Los niños que funcionan de manera diferente



Si hay algo que me gusta, es que me pidan temas de interés para tratar, y esta semana, coincidiendo con el Día Internacional del Asperger, una seguidora del blog me pedía que hiciera sensibilización con este trastorno, lo que me pareció muy buena idea. Considero que toda acción que pueda ayudar a romper con tópicos y prejuicios hacia cualquier forma de alteración mental o neurológica, me parece muy necesaria, y desde aquí siempre voy a tener ese valor muy presente.


¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger es un trastorno severo del desarrollo, considerado como un trastorno neurobiológico en el cual existen desviaciones o anormalidades en diversos aspectos del desarrollo.

Los niños con este diagnóstico tienen severas y crónicas incapacidades en lo social, conductual y comunicacional. Cada niño no es igual, pero algunas de las características que pueden poseer son: 
  • Problemas en habilidades sociales. Son socialmente 'torpes' y difíciles de manejar en su relación con otros niños y/o adultos. Ingenuos y crédulos. Presentan incapacidad para hacer o mantener amigos de su misma edad.
  • A menudo, no tienen conciencia de los sentimientos e intenciones de otros
  • Problemas en el uso del lenguaje con fines comunicativos. Tienen grandes dificultades para llevar y mantener el ritmo normal de una conversación. Se alteran fácilmente por cambios en rutinas y transiciones. Literales en lenguaje y comprensión (no entienden la ironía).
  • Muy sensibles a sonidos fuertes, colores, luces, olores o sabores.
  • Fijación en un tema u objeto del que pueden llegar a ser auténticos expertos. Tienen una limitada gama de intereses.
  • Realizan comportamientos con rasgos repetitivos o perseverantes.
  • Torpeza motora, en la mayoría de los casos. Son físicamente torpes en los deportes

En contraposición, hay que destacar que estas personas tienen un aspecto e inteligencia normales, con habilidades especiales en áreas restringidas sólo que, como hemos mencionado, presentan problemas para relacionarse con los demás y presentan comportamientos inadecuados. La persona con Asperger presenta un estilo cognitivo distinto: su pensamiento es lógico, concreto e hiperrealista. Su discapacidad no es evidente, sólo se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados proporcionándoles a ellos y sus familiares problemas en todos los ámbitos.



¿Cómo se actúa ante el Síndrome de Asperger?

Las estrategias generales de intervención en este trastorno son las siguientes:

1) Empleo de apoyos visuales en cualquier proceso de enseñanza.
Las personas con Asperger comprenden y asimilan mejor la información que se les presenta de manera visual. Por ello es importante utilizar listas, pictogramas, horarios, etc., que les faciliten la comprensión.

2) Asegurar un ambiente estable y predecible, evitando cambios inesperados.
Estas personas tienen dificultades para enfrentarse a situaciones nuevas, por lo que se recomienda respetar las rutinas propias de cada persona, existiendo siempre la misma estructura y predictibilidad.

3) Favorecer la generalización de los aprendizajes.
Establecer programas que permitan transferir los aprendizajes realizados en contextos educativos concretos a situaciones naturales.

4) Asegurar pautas de aprendizaje sin errores.
Ofrecer todas las ayudas necesarias para garantizar el éxito en la tarea de aprendizaje (por su poca tolerancia a la frustración) e ir desvaneciendo poco a poco las ayudas ofrecidas.

5) Descomponer las tareas en pasos más pequeños.
Para facilitar que realicen una tarea, es importante descomponer esta en pasos pequeños y secuenciados.

6) Ofrecer oportunidades de hacer elecciones.
Suelen mostrar serias dificultades para tomar decisiones, por eso, desde que son pequeños, se deben ofrecer oportunidades para realizar elecciones ( inicialmente presentando solo dos posibles alternativas a elegir) para que puedan adquirir capacidades de autodeterminación y autodirección.

7) Ayudar a organizar su tiempo libre
Conviene evitar la inactividad o la dedicación excesiva a sus intereses especiales.

8) Enseñar de manera explí­cita habilidades y competencias que por lo general no suelen requerir una enseñanza formal y estructurada.
Habilidades como saber interpretar una mirada, ajustar el tono de voz para enfatizar el mensaje que queremos transmitir, respetar turnos conversacionales durante los intercambios lingüí­sticos, etc., van a requerir una enseñanza explí­cita y la elaboración de programas educativos especí­ficos.

9) Priorizar objetivos relacionados con los rasgos nucleares del Asperger.
Es decir, con las dificultades de relación social, limitación en las competencias de comunicación y marcada inflexibilidad mental y comportamental.

10) Incluir los temas de interés para motivar su aprendizaje de nuevos contenidos.

11) Prestar atención a los indicadores emocionales, intentando prevenir posibles alteraciones en el estado de ánimo.

12) Evitar en lo posible la crí­tica y el castigo, y sustituirlos por el refuerzo positivo, el halago y el premio.



FUENTE:

2 comentarios:

  1. Hay una serie que envuelve a un niño autista que a mi personalmente me ayuda a entender más este tipo de temas. Se llama Touch.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tomo nota de la recomendación! Le echaré un vistazo ;)

      Eliminar